Bahía Solano y PNN Utría

La Reserva Natural El Almejál tiene aprox. 12 hectáreas y cuenta con un Ecolodge muy bueno para hospedar unas 40 personas. El Almejál está ubicado en el corregimiento de El Valle a 25 minutos de Bahía Solano en el Departamento del Chocó en la zona norte del Pacifico Colombiano. Este es un paseíto que teníamos en nuestra agenda para este año. El Choco biogeográfico de Colombia alberga el 10% de la biodiversidad de nuestro planeta.

Para los turistas normales como nosotros, la mejor forma de llegar es tomando un pequeño avión desde Medellín que toma unos 45 minutos de viaje para aterrizar en Bahía Solano en el aeropuerto José Celestino Mutis, a orillas del Océano Pacífico en una ensenada preciosa. El vuelo es muy bello, pues primero se puede observar aún en Antioquia, el Río Cauca y el Valle de Urráo, luego se eleva más para cruzar la cordillera occidental y entrarnos en la inmensidad de la selva chocoana donde se pueden observar serpenteando, el hermoso Río Atráto y varios Ríos mas que nacen en la cordillera.

bahia-solano-choco-el-almejal-2

 

Bahía Solano es un pequeño pueblo que uno puede observar perfectamente desde el avión antes de aterrizar. Quizás la población no supera los 8.000 habitantes que en su mayoría son negros, mestizos y comunidades indígenas de los Embéra que están asentados en las cuencas de los Rios Baudó y Atrato. Aunque es más conocida como Bahía Solano, realmente se llama Ciudad Mutis en honor al célebre botánico. La economía del lugar está basada en el turismo ecológico, la pesca deportiva, la agricultura, la pesca y la ganadería en pequeña escala y bueno vaya uno a saber que otras cosas mas.

bahia-solano-choco-el-almejal-3

El Río Atrato en el pacifico Chocoano

El frente del aeropuerto nos esperaba una pequeña chiva que nos llevó al corregimiento de El Valle, primero por una carretera en malas condiciones de unos 5 kms y luego un tramo pavimentado de unos 10 kms que termina en el pequeño poblado. La bella playa de El Almejál se encuentra a solo unos minutos al norte del pueblo, el Ecolodge se encuentra al frente del mar, es sencillo pero hermoso, son varios bungalows para 5 personas cada uno. Nos esperaba un buen almuerzo, luego descansamos en las cabañas que nos asignaron, en la tarde nos fuimos para la playa a pasar el resto del día y a jugar con las olas del mar.

bahia-solano-choco-el-almejal-4

Municipio de Bahia Solano

La playa tiene aprox. 1 km de largo, es una playa de arena suave de color oscuro, el mar es frío y profundo y el ruido que producen las olas es a veces ensordecedor. Jugamos con las olas y nos divertimos como niños. El mar es peligroso, pues el oleaje es fuerte y las corrientes son traicionera y hay que tener bastante cuidado.

bahia-solano-choco-el-almejal-5

Playas del corregimiento de El Valle cerca de Bahía Solano

 

Las playas del pacifico colombiano son únicas, pueden ser inmensamente anchas cuando la marea es baja y muy pequeñas cuando la marea sube, lo mas imponente es que termina la playa y justo comienzan los riscos y la hermosa selva chocoana, el paisaje es simplemente espectacular. Uno no viene a las playas del Chocó a tomar el sol tirado en una silla, pues el cielo permanece nublado y llueve un par de veces al día.

Los días son cálidos y las noches son frescas, la humedad es muy alta, quizás supera el 80% todo el tiempo, las lluvias son permanentes, los registros metereológicos dicen que en promedio llueve 12.000 mm al año. En el Chocó está la región en donde llueve mas en el mundo, hay registros que superan los 24.000 mm al año, el pueblo está bien nombrado, se llama LLoró.

bahia-solano-choco-el-almejal-6

Temporada de Ballenas Yubartas en Bahía Solano

 

El siguiente día, caminamos de regreso a El Valle donde tomamos una pequeña lancha para buscar las Ballenas Yubartas; no habían pasado 10 minutos cuando nos topamos con una de ellas, la seguimos por un rato para verla tranquilamente por el océano, fue un momento especial que nunca olvidaremos, este era el motivo principal de nuestro viaje. La temporada de Ballenas en la zona comienza a finales de julio y termina a finales de octubre, las ballenas suben del antártico por toda la costa pacífica a buscar aguas cálidas tropicales para aparearse y criar sus ballenatos.

En El Almejál nos dijeron que pueden subir mas de 2.000 de ellas. La Ballenas Yubartas (Megaptera novaeangliae) o Jorobadas son unos hermosos cetáceos que en su madurez pueden medir mas de 20 metros y pesar hasta 36 toneladas.

En wikipedia lei  "... Al igual que los otros cetáceos grandes, la ballena jorobada fue objeto de caza. A causa de la captura excesiva, su población se redujo en un 90% antes de la moratoria implementada en 1966. Desde entonces la población se ha recobrado parcialmente; sin embargo, los enredos en elementos de pesca, las colisiones con buques y la contaminación acústica, continúan siendo una fuente de preocupación. Se calcula una población global de por lo menos 80 000 ejemplares. Actualmente es uno de los objetivos para el avistamiento de cetáceos, principalmente en las costas de Australia, Nueva Zelanda, América del Sur, Canadá y Estados Unidos..."  fuente:wiki

Luego nos dirigimos hacia el sur para visitar la sede del Parque Nacional Natural de Utría y realizar una caminada por los manglares. A la Ensenada de Utría se llega después de 40 minutos en lancha desde El Valle; Es muy hermosa, las aguas son tranquilas y perfectas para que las ballenas tengan sus crías y se apareen. La sede del PNN de Utría está muy bien montada, para entrar a Utría hay que pagar $14.500 por persona.

bahia-solano-choco-el-almejal-7

Sede Administrativa del PNN Utría en el pacífico colombiano.

Después de una charla sobre el Parque, estuvimos caminando por un sendero en madera muy bien diseñado que va por encima de los manglares, el paisaje es muy bello, se puede observar al fondo las montañas de la selva húmeda tropical, en donde se destacan los hermosos Yarúmos plateados y la abundancia de epifitas.

Durante el trayecto logramos fotografiar una hermosa Pava del Baudó y vimos muchos cangrejos. La importancia de los manglares en el ecosistema de la zona radica en que provee protección y alimento para los pequeños peces, algunos mamíferos e invertebrados, en términos económicos, los manglares nos aseguran la sostenibilidad de la industria pesquera.

bahia-solano-choco-el-almejal-8

Sendero ecológico por los manglares en el PNN Utría

 

De regreso al Almejál y a unos 5 minutos saliendo de Utría, almorzamos en un pequeño islote y luego fuimos a snorquiar a una playa de arena blanca de aguas tranquilas, no logramos ver mucho, pues el agua estaba turbia, sin embargo, la sensación de nadar en estas aguas frias de pacifico es maravillosa. Llegamos al finalizar del día a El Almejál, caminamos por la playa disfrutando del atardecer, luego cenamos a las 7:00pm y de nuevo a la cabaña a tertulíar y sentir y escuchar las bellas noches en la selva chocoana.

Al siguiente día nos levantamos temprano en la mañana para regresar a El Valle en donde nos esperaban unos cayaks y una pequeña embarcación para navegar por uno de los brazos del Rio Tundó, este es un paseo organizado por una familia de El Valle que monto este tour, su negocio se llama TUNDO TOURS, Pacho es un gran guía que nos hizo pasar una buena mañana en la selva.

bahia-solano-choco-el-almejal-9

Corregimiento de El Valle en el Choco.

 

Comenzamos el recorrido en marea baja y el Río se veía pequeño y muy angosto, simplemente se trataba de remar tranquilos y escuchar la naturaleza exuberante que nos rodeaba, llegamos a un punto donde paramos a descansar, a bañarnos un rato en las aguas cristalinas del Río, al regreso la marea comenzaba a subir rápidamente y el Río se pone inmenso y cuesta remar de regreso por la corriente.

Desembarcamos y recorrimos el pueblo o corregimiento del El Valle, es un pequeño pueblo de aprox. 4.000 habitantes en su mayoría afroamericanos. Desafortunadamente se siente la pobreza pero la verdad la gente se ve alegre, en especial los niños que juegan en las playas. Caminamos de regreso a El Almejál por la playa inmensa observando la selva y escuchando el ruido ensordecedor del mar.

bahia-solano-choco-el-almejal-10

La cascada de El Tigre cerca de la Reserva Natural El Almejal.

 

El siguiente día fuimos a la Cascada del Tigre, aunque el plan era ir temprano, llovió toda la mañana y nos quedamos tranquilos en El Almejaá, después del medio día, fuimos a El Valle a tomar una embarcación para ir a la cascada; Nos tomó 20 minutos llegar. La Cascada del Tigre cae al mar, no es muy grande pero son varias que uno se va encontrando en la medida que va subiendo entre los ríscos de la quebrada, nos bañamos y pasamos una tarde muy chévere en las posetas que se forman subiendo por la quebrada.

La selva que rodea la quebrada es exuberante, aquí es donde se puede apreciar realmente la belleza del bosque húmedo tropical en la selva chocoana. Nuevamente un atardecer bello en la playa, cena temprano y a dormir tranquilos. Al amanecer hubo un tremendo temblor con un registro de 5.5 grados en la escala de richter y a 30 kms de profundidad, que nos despertó a todos. Algunos de nuestros compañeros subieron a la montaña a amanecer en las cabañas altas por pura precaución.

bahia-solano-choco-el-almejal-11

Senderos de la Reserva Natural El Almejal

El siguiente día hicimos un recorrido por la Reserva Natural El Almejál. Cesar, quien es el administrador del Almejál y presumo gran ambientalísta, no solo de dientes para afuera, sino de hechos reales, se encargó de dictarnos una muy buena cátedra de lo que es el ecoturismo. Primero nos hablo de su proyecto de protección de las tortugas golfinas, luego estuvimos caminando por los senderos bien diseñados de El Almejál. La Reserva Natural es hermosa, durante el recorrido de arox. 400 mts en un ascenso fuerte, pudimos observar arboles gigantes, plantas muy exóticas, culebras, escuchar loras y carpinteros, pasamos por un mariposario natural y están en proceso de montaje de un lugar para colibries. Este fue el ultimo día en la reserva, nuevamente pasamos el atardecer en la playa jugando con las olas y tempranos cenamos para irnos a la cama.

bahia-solano-choco-el-almejal-12

Playas del pacífico Chocoano.

 

Al siguiente día emprendimos nuestro regreso a Bahía Solano para tomar nuestro avión de regreso a Medellín. Como hubo un retraso en el vuelo, aprovechamos para dar un paseo por el pueblo y conocer un poco mas del lugar.

El choco biogeográfico es un lugar único en el planeta, quizás no hay otro lugar que deba ser mas protegido en términos medioambientales como este. La selva chocoana es impresionante, es realmente un lugar que merece todo nuestro respeto y consideración. Es increíble que haya tanta pobreza económica en medio de tanta riqueza natural.

Buen viaje por Colombia !!!

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

TOP